Tiempo Muerto

La distancia entre Tiempo muerto y la juventud escolar de la actualidad. Las obras literarias son inevitablemente hijas de su tiempo. Pero son capaces de proyectarse más allá de las condiciones históricas del campo de producción cultural que las hizo posible. Para que las condiciones de lectura de Tiempo muerto por parte de la juventud de nuestros días sea más pertinente y efectiva debemos partir de la consciencia de dos resultados históricos articulados de una forma muy compleja. Primero, la sociedad rural que todavía prevalecía en 1940, cuando fue escrita esta obra dramática, ya no existe en la actualidad. Tiempo muerto surge en una frontera. Representa una sociedad que está en el umbral de un cambio muy grande. Segundo, la gran transformación industrial que hizo posible las condiciones urbanas modernas de hoy, que barrió con la sociedad agrícola existente durante las primeras cinco décadas del siglo XX, se ha caracterizado, a su vez, por continuos cambios acelerados.

 

La distancia entre Tiempo muerto y la juventud escolar de la actualidad

Las obras literarias son inevitablemente hijas de su tiempo. Pero son capaces de proyectarse más allá de las condiciones históricas del campo de producción cultural que las hizo posible. Para que las condiciones de lectura de Tiempo muerto por parte de la juventud de nuestros días sea más pertinente y efectiva, debemos partir de la conciencia de dos resultados históricos articulados de una forma muy compleja. Primero, la sociedad rural que todavía prevalecía en 1940, cuando fue escrita esta obra dramática, ya no existe en la actualidad. Tiempo muerto surge en una frontera. Representa una sociedad que está en el umbral de un cambio muy grande. Segundo, la gran transformación industrial que hizo posible las condiciones urbanas modernas de hoy, que barrió con la sociedad agrícola existente durante las primeras cinco décadas del siglo XX, se ha caracterizado, a su vez, por continuos cambios acelerados.