La Pasión según Antígona Pérez

” (…) Nuestro siglo es el siglo de la gran persecución. La salvación no estará en quedarse tranquilos,  satisfechos, indiferentes sino en cuestionar una, dos, muchas veces si de alguna manera nos están echando de nosotros mismos.  También yo comenzaré a gritar: América, no cedas; América, no sufras; América, no pierdas; América, no mueras; América, prosigue; América, despierta; América, tranquila; América, alerta”.

Como su tocaya griega, Antígona Pérez enfrenta el poder y el abuso en aras de lo que considera justo. Defiende sus hermanos sin importarle la opinión pública o de la iglesia en una historia que parece un calco de la vida actual.